JUGADORES ENTRENADORES PRESIDENTES HISTORIAL ENFRENTAMIENTOS RANKINGS

AQUÍ VIVE LA HISTORIA DEL CADIZ CF

Manuel Irigoyen

foto_jug

NOMBRE: Manuel Irigoyen Roldán

LUGAR NACIMIENTO: Cádiz

TEMPORADAS EN EL CLUB:
Desde la 78-79 hasta la mitad de la 92-93

Intentar contar la historia de Manuel Irigoyen al frente del club es contar la historia del mismo Cádiz CF en sí, de su época más gloriosa. Sólo el Cádiz podía tener un presidente como él, y sólo él podía dar cabida y consentir a un jugador como Mágico. Sólo él podía construir el Cádiz que no ya nosotros, sino toda España disfrutó en la década de los ochenta.

Su pasión por el Cádiz y por cuadrar cuentas empieza a ejercerla ya muy joven, como tesorero de Manuel de Diego, con el que no comulgaba en muchas ideas, sobre todo en el aspecto económico. Irigoyen defendía un modelo distinto de gestión, y era un visionario: a finales de los años setenta ya vaticinaba lo que años más tarde sería la conversión de los clubes de fútbol en Sociedades Anónimas Deportivas: "Siempre he tenido una viva inquietud en demostrar que un club de fútbol, en lo económico, debe y puede ser, una sociedad mercantil".

Él mismo, en sus meses al frente del club, llevó a cabo esa transición en el Cádiz CF.

En 1978 se presenta como candidato contra el que era su presidente, y gana las elecciones, comenzando así, aunque todavía nadie lo podía imaginar, el mejor ciclo de la historia del fútbol gaditano. Desde el principio su política era clara: contener el gasto todo lo posible. Irigoyen hereda un club con una deuda de ochenta millones de pesetas, desprestigiado en toda España por su mala gestión económica. Desde ese momento y hasta su salida del club, comenzó una política austera que se compensaba con toda la imaginación posible. A lo largo de su presidencia, muchos fueron los jugadores que tuvieron problemas con él debido a las revisiones de sus contratos, pero sus motivos eran siempre la supervivencia del club.

Además de presidir el club, Irigoyen fue también directivo de la RFEF, lo que muchas veces le ponía en una situación comprometida, en medio de dos posturas antagónicas, como le pasó por ejemplo en la huelga de futbolistas de 1984. Sin embargo, estar dentro de la Federación le permitió, muchas veces, estar en el momento y sitio oportuno para ayudar a su Cádiz. En 1987 se inventó la liguilla de la muerte: la ampliación a 20 equipos para el próximo ejercicio liguero dejaba a un único equipo como descendido. Irigoyen arguyó entonces que, de haberlo sabido, su equipo, totalmente desahuciado en lo deportivo, habría hecho más por intentar alcanzar la penúltima plaza. Así que entre los tres últimos (Racing, Osasuna y el propio Cádiz) se batieron el cobre para ver quién descendía. Los amarillos, sin ganar ninguno de los partidos de dicha liguilla, consiguieron quedarse en Primera, comenzando así la leyenda de las permanencias imposibles, de los goles en el descuento, de los faxes a última hora de la noche para entregar a tiempo los avales económicos. Todo un espectáculo que él nunca buscó, pero que se derivaba de su amor desmedido por sus colores, y de la lucha incansable por mantener al Cádiz a flote. Este hecho, además, le dio el empujoncito necesario para terminar de imponerse a Mariano Pastrana en las elecciones a la presidencia de ese verano.

Don Manuel fue, además, el gran patrocinador de la llegada primero, y la permanencia después, de Mágico en el equipo cadista, lo que le costó más de una discusión con sus entrenadores. Pero Irigoyen sabía que detrás de aquel niño grande, se escondía un futbolista al que su equipo, en otras condiciones, jamás podría aspirar. En 1984, cuando la leyenda de Mágico estaba aún por consolidarse, al ser preguntado por un socio sobre la situación del salvadoreño en un Consejo de Administración, respondió: "ya se porta mejor, se cuida más y tiene menos anginas". Gaditanismo en estado puro.

En marzo de 1992, el corazón de Irigoyen ya avisaba de que aquel ritmo de vida era imposible. El mandatario sufría una severa angina de pecho, y tuvo que quedar hospitalizado en la capital castellana durante varios días. Sin embargo, don Manuel, pasado el susto, no pudo apartarse de su querido equipo. Convirtió al club en SAD, para después, ver como el ayuntamiento le retiraba la presidencia para cederla a Rafael Garófano, que a punto estuvo de disolver la sociedad.

Retirado de la vida pública gaditana, Irigoyen nos dejaba en abril de 1998 para permanecer siempre en nuestro recuerdo, en el de todo el cadismo y en el de toda la España futbolística.

NOTICIAS RELACIONADAS

[19/04/2011]  Otro aniversario de su pérdida

COMENTARIOS

Si detecta algún error o puede aportar algún dato o foto no presente en esta ficha, o simplemente quiere hacer una observación sobre la misma, deje aquí su comentario

Consigamos entre todos mejorar esta base de datos, para el disfrute de todo el cadismo.

Por favor, muestre el respeto que le gustaría que le mostraran a usted.

Escriba su comentario:

Nombre:

Email (no se mostrará):

Comentario:



Escriba en el cuadro de texto
el texto de la imagen




Escriba el nombre o apodo
del astro salvadoreño
que jugó en el Cádiz
en los aņos 80
(1 palabra, no tilde, minúscula)






CREACIÓN FICHA: 08/05/2009

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 16/08/2018

VISITAS: 7472