JUGADORES ENTRENADORES PRESIDENTES HISTORIAL ENFRENTAMIENTOS RANKINGS

AQUÍ VIVE LA HISTORIA DEL CADIZ CF

foto_noticia

Hoy despedimos a...Nico Hidalgo

24 de julio de 2019

Ficha en la web:
Nico Hidalgo

Aunque hace más de un año que no juega con la camiseta amarilla, hoy despedimos de forma ya oficial, tras confirmarse su fichaje definitivo por el Racing (con el que ha jugado cedido una campaña), con el que ha ascendido a Segunda.

Jugó un total de 42 partidos en dos temporadas, 26 en la primera (24 de Liga y dos de copa) y 16 en la segunda (11 de liga y 5 de Copa). Marcó un gol.

Jugador que pese a crear muchas expectativas por su vínculo con la Juventus, nunca llegó a despuntar y mostrar la calidad que seguramente tenía y que sí fue apreciada en Santander.

Llegaba a Carranza tras el ansiado ascenso a Segunda, tras tres años formándose en el filial del Granada.

En su primera campaña de amarillo, su papel casi siempre es el de recambio de Salvi o el segundo punta. Lo intenta, tiene minutos, pero cuesta verle en acciones determinantes. Muy irregular, durante varias fases del partido desaparece por completo.

Cuando llegó la hora de la verdad en el playoff, Cervera no le dio un solo minuto, lo que deja bien a las claras que no tenía la suficiente confianza en él.

Algo que se reflejó en la siguiente campaña. Y eso que apuntaba muy diferente.

Y es que parecía que esta temporada iba a ser la suya. Pese a jugar en la posición de extremo, donde cualquiera estaba a la sombra de Salvi y Alvaro, Cervera hizo todo lo posible para que el jugador fuera fichado en propiedad por el Cádiz primero y no fuera cedido después.

Durante las primeras semanas de campeonato el técnico le dio mucha bola, y el jugador respondía con buenas actuaciones. Aunque a diferencia de sus compañeros de posición, no terminaba de culminar sus jugadas en acciones de verdadero peligro.

Su técnico se deshacía en elogios a él, alabando su trabajo, calidad y versatilidad. De hecho, como el propio técnico reconocía, lo utilizó alguna vez de lateral.

Por desgracia para él, esa falta de aportación ofensiva fue poco a poco convirtiéndose en su condena y cuando otros compañeros se fueron recuperando de sus lesiones, vería como su lugar iba del banquillo a la grada. De jugar los seis partidos de septiembre (entre liga y copa), a jugar uno en octubre, dos en noviembre, uno en diciembre. Simplemente no tenía sitio. En 2018 sólo habría de disputar tres partidos en liga, ninguno de ellos durante más de un tiempo.

Terminada la campaña, en el que jugó menos todavía que la anterior, su situación fue ya insostenible y se le buscó una salida. El club aún guardaba ciertas esperanzas con él, así que lo sacó en forma de cesión al Racing de Santander, con el que ascendió a Segunda (jugándolo absolutamente todo), y luego ya, con el equipo cántabro en la categoría de plata y pidiendo insistentemente su fichaje, sería finalmente traspasado.

Foto: La Voz