JUGADORES ENTRENADORES PRESIDENTES HISTORIAL ENFRENTAMIENTOS RANKINGS

AQUÍ VIVE LA HISTORIA DEL CADIZ CF

foto_noticia

El no tenía palabras para definir el cadismo, ni nosotros para despedirle

28 de abril de 2020

A falta de nuestro querido deporte, últimamente solo escribimos noticias tristes para informar de la muerte de aquellos que formaron parte de nuestra historia, pero la pérdida que hemos sufrido hoy nos toca especialmente a esta peña. Robin fue el padrino de nuestro bautizo en nuestra fundación en Madrid.

No vamos a descrubir nosotros nada nuevo de Michael Robinson, y de todo lo que se ha escrito hoy y se seguirá haciendo sobre lo mucho que quería al Cádiz este inglés que llegó un día de no se sabe donde y se quedó enamorado para siempre de nuestra ciudad y de nuestro club.

Hasta el punto de hacerse consejero, de renegar de su condición de británico y de afirmar rotundamente que él era gaditano, con ese acento tan guiri e incorregible que tenía.

Pero como va dicho antes, para nosotros, que siempre intentamos darle la mayor neutralidad a nuestras noticias, a nuestros datos y estadísticas (aunque no siempre es posible obviamente, no todos los que por aquí pasaron contribuyeron de igual manera a nuestra historia), no podemos evitar hablar hoy a título personal, por lo que supone la muerte de Robin para nosotros.

Un 21 de enero de 2006 nuestra peña se vestía de largo en un bautizo que ya como habíamos ideado al principio, parecía imposible de mejorar. El Cádiz visitaba, después de muchísimos años, el Santiago Bernabeu, y los que vivíamos en la capital podíamos por fin disfrutar de nuestro equipo en la ciudad que nos había acogido. 

Como gran estrella invitada teníamos a Pepe Mejías, nada más y nada menos. Para nosotros, el mejor canterano que ha dado este club, y mira que tenemos ahí a los Baena, Kiko, Escobar, Juan Jose, Juanito Mariana, Botubot, Cortijo, Barla, Mané y así hasta quedarnos sin espacio.

Pero hete tú aquí que a última hora un miembro de la peña dijo que podía conseguir además que Robinson viniera también a apradinar nuestra puesta de largo. ¿Cómo? ¿Es posible? Y vaya que sí lo fue. No hubo que insistir. Allí estaría.

Nos tuvo en vilo, pero cuando por fin llegó, vimos que había merecido la pena la espera. Así como el que no quiere la cosa venía acompañado de una de las gaditanas más universales, Sara Baras, para terminar de llevarnos al cielo en una jornada que jamás podremos olvidar. Se dieron discursos, se dijeron palabras de agradecimiento y se respiró cadismo y gaditanismo por los cuatro costados. Después de tantos años en Segunda B y en el olvido, teníamos nuestra noche soñada. Y de ahí, al Bernabeu y a soñar por unos minutos que podíamos ganar en el templo merengue.

La noticia de la muerte de Michael Robinson nos deja huérfanos de padrino, y nos produce un dolor hoy inasumible. No queremos pensar como estarán sus compañeros Carlos y Maldini, que tanto tiempo compartieron con ellos, mención aparte de su familia por supuesto. A ellos, a todos sus amigos, familiares, antiguos compañeros, las aficiones que lo querían, todos...vuestro dolor es el nuestro.